Día de la mujer, a la colombiana.

Y como todos los 8 de marzo, muy temprano comencé a recibir imágenes tipo “credencial de los 90s” que me felicitaban por ser “frágil, luchadora, bondadosa, loca y cariñosa” , con tonos rosados y morados y una que otra flor en el fondo para que no quepa la menor duda que es dirigido a las mujeres.

Facebook se llenó de mensajes felicitando a las mamás, esposas, amigas y a todas aquellas mujeres hermosas que hacen sus vidas maravillosas. Las empresas felicitaron a todas esas mujeres valientes que hacen a su empresa más grande y a eso de las 4 de la tarde, repartieron empanadas con gaseosa. Y listo! Ahí terminó el cuasi-segundo día de la madre del año.

A qué horas nos tragamos todos semejante cuento?

Que el “Día de la mujer” tenga que existir es triste, pero es aún peor verlo convertido en el festival de la condescendencia.

Ojalá el próximo “Día de la mujer”, Facebook esté lleno de estadísticas que generen conciencia, de ejemplos de mujeres inspiradoras, de historias de lucha por los derechos de la mujer.

Ojalá en las empresas se creen espacios para promover condiciones laborales justas, que se aproveche la fecha para hacer una reflexión de la verdadera razón de existir del día, que se marche en la calle, que se conmemore.

Lo realmente maravilloso sería que el 8 de marzo fuera un día cualquiera y no un día para recordar que por haber nacido con vagina a muchas mujeres les ha tocado una vida muy difícil o un día de comprarle alguna carajada a las compañeras de trabajo.

Pam Rucinque

Read more posts by this author.

Melbourne, Australia